7 duras razones por las que los niños NECESITAN de un padre y una madre!

Sin duda, a pesar de que no es una opción el hecho de que los niños crezcan junto a su madre y a su padre, es necesario que los niños se relacionen con ambos para lograr alcanzar su máximo potencial y ser personas plenas.

Es por eso, que en este artículo te mostraremos 7 razones por las que los niños necesitan del cariño y la dedicación de ambos padres, para que cuando se conviertan en adultos capaces de lograr lo que se propongan en la vida.

Estas son las 7 razones por las que los niños necesitan crecer junto a una madre y un padre:

1. Tanto el padre como la madre contribuyen de manera diferente a la crianza de los hijos. 
Cuando un niño tiene apenas 8 semanas de vida, puede diferenciar entre una mujer y un hombre, algo que es totalmente necesario para tener un sano desarrollo. Por lo tanto, esta diversidad de géneros, le brinda al pequeño la oportunidad de experimentar el contraste de las relaciones con ambos sexos. 

2. Las madres y los padres crían de forma diferente a los hijos. 
Las mujeres y los hombres vemos la vida desde puntos de vista totalmente diferentes, por lo que influenciamos a nuestros hijos de maneras opuestas, entonces, cuando estas dos partes se encuentran se consigue un balance del cual los pequeños se benefician bastante. 
Por un lado, las madres cuidan de los pequeños, mientras que los padres juegan con ellos. A los padres les encanta fomentar la competencia y a las madres enseñar sobre la igualdad. Sin embargo. estas dos enseñanzas, ayudan a que los niños desarrollen independencia y seguridad.

3. Los padres alientan a sus hijos a traspasar límites y las madres a apostar por lo seguro. 
La presencia de un padre ayuda a que los niños aprendan a cruzar los límites que ellos mismos se ponen, y a que aprendan a desafiar la vida. En cuanto a la madre, les enseña que no todos los límites pueden ser cruzados, por lo que se crea un balance perfecto. 

4. Las madres y los padres preparan a los hijos en diferentes maneras para la vida.
Los padres ayudan a sus hijos varones a ver el mundo desde el punto de vista masculino, donde desarrollan su masculinidad y los orientan durante las diferentes etapas de desarrollo, mostrándoles lo que está bien y lo que está mal. Las madres les ayudan a conectarse con su parte emocional, a saber cómo entender y cómo tratar a una mujer. 
Por otro lado, las hijas que tienen relación con sus padres aprenden a tener una relación sana en el mundo de los hombres, por lo que saben cómo los hombres deben tratar a las mujeres. Además, tienen una autoestima elevada.

5. Las madres y los padres les enseñan a sus hijos el respeto por el sexo opuesto.  
Una de las enseñanzas más importantes que nos brindan las familias integradas por una madre y un padre, es el autorespeto y el respeto por el sexo opuesto. 

6. La presencia de ambos padres mantiene a los hijos alejados de las prisiones.
Según las estadísticas, aproximadamente el 70% de los adolescentes que llegan a un sistema reformatorio por delincuencia juvenil, se han criado con la ausencia de uno de sus padres. 

7. La ausencia de uno de los progenitores influye en la falta de habilidad para comprometerse cuando son adultos. 
Los niños que crecen sin uno de los padres tiene mayor dificultad para creer en las relaciones y en el compromiso. 

Ahora que conoces las 7 razones por las que los niños necesitan crecer junto a una madre y un padre, no dudes en compartir este artículo.
Fuente: familias.com
¡No olvides compartir esta información!