¿Cómo reparar nuestros cartílagos con vitaminas para no sufrir dolores y limitaciones de movimiento?

Muchos de los problemas que tenemos en nuestro cuerpo son producto de nuestros propios descuidos. Nuestro acelerado ritmo de vida no nos permite prestar mucha atención a los pequeños detalles que hacen la diferencia al momento de cuidar nuestra salud.

En la actualidad la mala alimentación es la causa principal de muchas enfermedades que tienen graves consecuencias en nuestra calidad de vida. La obesidad es una de las más graves y frecuentes, esta condición afecta nuestros cartílagos y articulaciones provocando dolores insoportables para quienes la poseen.

Por eso la mejor manera de cuidar nuestro cuerpo es con una dieta rica en vitaminas, proteínas y minerales. Esta nos permite no solo vernos bien sino sentirnos bien, porque eso es lo más importante.

Las vitaminas son esenciales para nuestros cartílagos

Las vitaminas son de vital importancia en el funcionamiento de nuestro organismo. Ayudan y reparan nuestros cartílagos y articulaciones, estas dos partes son las que nos permiten realizar movimientos como flexionar, estirar o sostener cosas. Por esta razón es de gran importancia que se encuentren en optimas condiciones. 

Existen varios tipos de vitaminas y se encuentran en diversos alimentos. El día de hoy te mostraremos algunos tipos de vitaminas y dónde puedes encontrarlas. 

Vitamina A: Contiene antioxidantes que son esenciales en la recuperación de los tejidos de nuestro organismo, especialmente para los cartílagos y eliminan los radicales libres que dañan nuestras células. 
Puedes encontrar este tipo de vitamina en alimentos como brócoli, tomate, melón, aceite de bacalao, zanahoria, batata, toronja, además está presente en los huevos, pimientos, hígados y riñones. 

Vitamina D: Evita que se produzca osteoporosis puesto que absorbe el calcio extra y cuida los huesos. 
Se encuentra en alimentos como pescados, derivados lácteos, osteones y cereales. 

Vitamina C: Aumenta el crecimiento y regeneración de los tejidos del cuerpo. Gracias a la presencia del colágeno es posible recuperar el cartílago dañado. 
Este tipo de vitamina se encuentra mayormente en un alto número de frutas tales como naranjas, bayas, toronja, limón, guayaba, piña, mango, parchita, melón y, en algunos vegetales como el brócoli, la lechuga y la calabaza. 

Lo más importante es mantener una dieta balanceada, solo así asegurarás que tus cartílagos y articulaciones estarán sanas por mucho más tiempo.

Fuente: EstiloConSalud.com