Diluye 3 gotas de orégano en agua y mira lo que pasa a los pulmones y vías respiratorias!

El orégano es una especia que siempre ha tenido un trato culinario, es aromática e impregnado a los alimentos de un gran sabor, en especial, las carnes blancas.

A esta especia dentro de la medicina popular se le atribuyen otros usos, como alivio al aparato digestivo y según otros estudios combate un microbio de origen patógeno llamado Listeria monocytogenes, trasmitido por alimentos en descomposición.

El orégano se ha mostrado efectivo para combatir la tos y las inflamaciones de la garganta, en la medicina popular austriaca, se aprovecha sus propiedades tanto en pomadas como en bebida debido a gran cantidad de antioxidantes y vitaminas como B1, B2, B3, A, E, C y K que posee.

¿Cómo aprovechar el orégano para descongestionar las vías respiratorias?


Sí padeces de congestión nasal de origen bacteriana, este remedio casero es ideal para ti, ya que te ayudará a controlar los patógenos que están alojados en tus senos paranasales, pero sí lo que padeces es de una fuerte alergia, los antialergicos de última generación es lo mejor para ti. ¿Cómo preparamos este remedio casero? Tenemos dos manera:

Truco #1: Gotas.

- Orégano fresco
- Agua destilada.

Modo de preparación: En una cacerola pon a hervir 100 ml de agua, cuando llegue al punto de ebullición, agrega 1 cogollo de hojas de orégano, deja dos minutos y baja del fuego, reserva hasta que se encuentre a temperatura ambiente. Busca un gotero y esterilizalo, con agua y alcohol; cuando este seco, agrega 1/3 de la infusión de orégano y llena el resto del recipiente con agua destilada o purificada. Sólo agrega 1 gota en cada fosa nasal, en la mañana y otra en la noche.

Truco #2: Realiza una infusión con tres gotas de aceite de orégano por taza de agua o en su defecto, toma tres cogollos tiernos de la planta, primero debes poner el agua a hervir y cuando llegue a su punto de ebullición se agrega las gotas de aceite o los cogollos de orégano.

Puedes tomar como infusión acompañado con miel cruda o puedes hacer gárgaras profundas para eliminar bacterias que estén alojadas en la boca o garganta, se recomienda su uso por cinco días, una infusión diaria y gárgaras una vez al día.

Fuente: BlogHogar.net