¡Elimina el mal aliento con este enjuague que quema todas las bacterias que causan mal aliento!

Nuestra boca requiere de cuidados especiales para mantenerse saludable. Esta parte del cuerpo requiere la misma atención que el resto de nuestro cuerpo, sin embargo, muchos no se toman el tiempo de mantenerla completamente limpia. Muchas veces los problemas se originan por la velocidad con la que se realiza el cepillado, la falta de productos adecuados, problemas hormonales e incluso la mala alimentación. 

Hay que prestar especial atención al momento de cepillar los dientes porque este proceso por sí solo no elimina todas las bacterias. La realidad es que entre nuestros dientes se esconden algunas que son difíciles de alcanzar, por esta razón el mejor aliado para mantener bien limpia la boca es el enjuague bucal. Algunas veces olvidamos usarlo y no sabemos que le estamos haciendo daño a nuestra higiene al dejarlo de lado. 

Los médicos recomiendan el uso constante del enjuague bucal pues es este el que elimina por completo las bacterias que causan la placa, el sarro y el mal aliento. Este último es un problema frecuente que causa grandes molestias a quien lo padece. Lo mejor es estar alerta para evitar todos estos inconvenientes innecesarios para la vida diaria. 

El enjuague bucal será indispensable en tu día a día

En el mercado hay diferentes tipos de enjuagues bucales; unos de menta, otros de hierbabuena, algunos de canela, en fin múltiples colores y sabores que te harán tener un aliento fresco. Sin embargo, ¿te has imaginado hacer tu propio enjuague bucal? Hoy te enseñaremos a preparar un enjuague bucal natural y casero que funciona igual o mejor que cualquiera de los que están comercializados. 

Tres ventajas de preparar tu propio enjuague bucal:
  1. Sin químicos: Los enjuagues comerciales son, por lo general, una mezcla de químicos nocivos para la salud. Preparándolo tú mismo sabrás que todo es natural.
  2. Económico: Los ingredientes que necesitas son económicos, podrás prepararlo por la mitad del costo de uno comercial. 
  3. Control sobre los ingredientes: La calidad de los elementos usados está bajos tus vigilancia, así sabrás qué es exactamente lo que estas colocando en tu organismo. 
¿Qué necesitarás?

Para el enjuague bucal:
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • ½ taza de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ taza de agua tibia
  • 1 taza de agua fría

Para usar el enjuague bucal: 
  • Vaso
  • Cepillo de dientes
  • Palillo de dientes
El bicarbonato de sodio tiene cualidades blanqueadoras que remueven las manchas y dejan tus dientes limpios y brillantes. Además, su poder bactericida elimina todas las bacterias que causan sarro, mal aliento y caries. Por eso es el ingrediente principal del enjuague casero. 


¿Cómo se prepara?
Mezclar el bicarbonato de sodio y la sal. En un vaso con agua tibia mojar el cepillo de dientes y untar con la mezcla anterior, frotar los dientes muy bien y expulsarlo. Repetir esto por 2 minutos aproximadamente. 

Mezclar el peróxido de hidrógeno con el agua tibia y enjuagar durante 1 minuto. Cuando expulses esta mezcla deberás limpiar entre los dientes con el palillo y luego enjuagar con agua fría. 

Realizar este proceso dos veces por semana. Lo más importante es que no tragues ninguna de estas mezclas, algunos de los componentes son fuertes para el organismo y pueden generar daños a largo plazo.

Recuerda que mantener limpia la boca es necesario cepillarse tres veces al día. Cuida tu boca con mucha atención, tu presentación personal depende de esto.