Empezó a frotar su cara con un limón y sal ¿el resultado? ¡Te dejará sin palabras!

El rostros es la parte más visible de nuestro cuerpo y por lo tanto es la más expuesta a contaminantes y químicos el resultado de esto es que nuestra cara pierde vitalidad, firmeza y brillo pues los embates de la calle y el tiempo dañan la piel.

La sociedad actual ha demostrado que la belleza es uno de los factores decisivos a la hora de relacionarse con los demás en el área laboral, en el área personal o en el área social. Por esta razón mujeres y hombres se han atrevido a gasta cuantiosas sumas de dinero para mejorar el aspecto de su rostro, todo para verse y sentirse bellos.

En el mercado cosmético existen variados tipos de productos que prometen hacerte ver joven, brillante y dejarte una piel tersa y lozana pero la realidad es que para eso necesitas colecciones de un mismo producto que son muy costosas y a veces no podemos pagar. Sin embargo, existe un método natural efectivo que te limpiará la piel del rostro sin dolor ni efectos adversos.

La técnica que está maravillando al mundo

Esta técnica es muy sencilla de realizar, es muy económica y lo mejor de todo es que no te generará ningún efecto secundario que te cambie el rostro. La mejor parte de todo esto es que los ingredientes que necesitas están al alcance de tu mano, justamente en la cocina.

La naturaleza nos regala todo o que necesitamos para cuidarnos, aprender a usarla es el truco para vivir bien y mejor. Cualquier persona en cualquier parte del mundo puede realizar esto, así de fácil es. 

¿Qué necesitarás?
  • Un limón cortado por la mitad 
  • Agua caliente 
  • Un paño para la cara 
  • Un poco de sal
¿Cómo realizarlo?

Debes seguir al pie de la letra estos sencillos pasos que harán que tu cutis quede terso y brillante como el de un bebé.  

Primer paso: Humedecer una toalla con agua tibia y mojar el rostro. Es muy importante que el único uso de la toalla sea para el rostro, porque a través de ella se transmiten bacterias. Con otro paño húmedo frota tu cara para abrir los poros. 
En un envase exprime el jugo de un limón y agrega una cucharada de sal, mezcla un poco. 

Segundo paso: Comienza a aplicar el exfoliante en el rostro con movimientos circulares, teniendo especial atención en la nariz, barbilla y frente. Evitar la zona de los ojos pues genera irritación. 
Puedes sustituir la sal por azúcar. 

Tercer paso:  Retirar el exfoliante con ayuda de un paño húmedo. 

Es importante que sepas que este proceso puedes repetirlo una vez cada 2 semanas. La razón es que la sal puede irritar y lastimar tu piel si se usa con mucha frecuencia. Ten cuidado con esto. 
Además mejora tu alimentación y consume mucho líquido así aportarás las vitaminas y nutrientes que tu cuerpo necesita. 
Ahora puedes compartir este secreto con el mundo y llevar los remedios naturales al primer lugar.