¡Este truco eliminará las manchas de sudor de tu ropa favorita como por arte de magia!

La moda nos ha enseñado que los clásicos son negros o blancos. Las prendas de vestir blancas nunca pasan de moda porque nos hacen lucir elegantes y sensuales en casi todas las ocasiones. Otras veces, nos hacen ver muy casuales, depende siempre del estilo que busques.

Hay muchos factores que nos dañan nuestras prendas blancas: derramar bebidas sobre ellas, exponer mucho tiempo al sol o sencillamente el sudor. Estos hacen que nos veamos en la penosa necesidad de botar nuestra ropa.

La mayor preocupación de todos es cómo hacer para que las prendas blancas siempre sean blancas y no se tornen de ese desagradable color amarillento sin tener que gastar excesivas cantidades de dinero.

Blancura duradera en el tiempo


El día de hoy te traemos un truco que te permitirá utilizar por un lapso más amplio de tiempo tus prendas blancas. Te enseñaremos el método casero más simple para lograr dejar tu ropa como nueva.

Este sencillo y práctico consejo lo puedes llevar a cabo todas las veces que quieras porque no daña tu ropa. Además, no necesitarás cloro porque no solo te ayuda a quitar las desagradables manchas, sino que ayuda a eliminar el percudido de toda tu prenda.

Los productos que necesitarás son muy económicos y generalmente siempre los tenemos a la mano.
Si no es así corre a tu supermercado favorito y cómpralos. Una vez que pruebes este truco no querrás de hacerlo y lo compartirás con todos tus amigos y conocidos.

 ¿Qué necesitarás?

1 cucharadita de lavaplatos líquido
2 cucharadas de bicarbonato de sodio
3 o 4 cucharaditas de peróxido de hidrógeno que es igual a agua oxigenada

Preparación:
Mezclar en un envase todos los ingredientes hasta obtener una especie de pasta más o menos homogénea. Luego, colocar la pasta sobre la mancha que deseas eliminar. Deja actuar por unos 5 minutos aproximadamente en un lugar fresco y al cabo de esos minutos procede a lavar la prenda como acostumbras hacerlo.

Te garantizamos que podrás dejar tus prendas blancas por mucho más tiempo.