¡No lo vuelvas a comprar más! ¡CULTIVA tu Ajo en casa, fácil en una maceta!

El ajo es uno de los alimentos más útiles que la naturaleza nos ha regalado. Sus funciones van desde sazonar la comida, hasta aliviar dolores fuertes en nuestro cuerpo e incluso controlar algunos olores.

Es una de las cosas que no nos puede faltar en nuestras casas, siempre lo vamos a necesitar. Pero, a veces se nos olvida comprarlo o los vemos muy feos en las tiendas y perdemos la oportunidad de adquirirlo.

Y, si quieres estrenarte como jardinero tu mejor opción es cultivar ajos. Es un proceso muy sencillo que se lleva a cabo en poco tiempo y da muy buenos resultados. Lo mejor de todo es que puedes sembrar varios tipos de ajos en una misma maceta.

Lo orgánico es siempre lo mejor


Para cultivar ajo solo necesitarás tres cosas muy sencillas de conseguir y lo mejor de todo muy económicas.

1. Una cabeza de ajo
2. Tierra para plantar
3. Maceta de 20 cm de profundidad con drenaje inferior para el agua

Los pasos que debes seguir son muy fáciles y prácticos. Seguidos al pie de la letra te darán resultados en pocas semanas.

1. Lo primero es escoger la cabeza de ajo de tu preferencia. Separar los dientes y dejar la cáscara intacta.

2. Llena la maceta de tierra, dejando unos centímetros entre el borde y la tierra.

3. Coloca los dientes de ajo a una profundidad de unos 10 centímetros. Es importante que la parte puntiaguda quede hacia arriba.

4. Puedes colocar más de un diente de ajo, pero debes asegurarte de dejar una distancia de 8 centímetros entre ellos.

5. Lleva la maceta a un lugar donde esté en contacto directo con la luz solar. Al menos 8 horas diarias.

Ten en cuenta lo siguiente, así tu planta crecerá con mejores resultados.

1. Lo más recomendable es cultivar ajo durante una temporada cálida, así germinará mejor. Si decides hacerlo durante meses fríos debes tener cuidados más especiales.

2. No les coloques tanta agua, el exceso de esta pudre los dientes plantados.

3. La cosecha de ajo tarda unos 8 y 10 meses. Sabes que está listo porque las hojas exteriores empiezan a adquirir un tono marrón. Cuando esto ocurra, desentierra tu ajo, colócalo en un lugar fresco y seco durante una semana.

Fuente: ErickNavarro.com.mx