¡SEMILLAS DE PAPAYA O LECHOSA: El mejor remedio para la salud intestinal, el hígado y desintoxicación del riñón!

La papaya o lechosa es una fruta que posee grandes propiedades que ayudan a nuestro organismo a estar saludable. Contiene altos niveles de papaína que es una enzima que beneficia el funcionamiento del sistema digestivo, y, especialmente al estómago pues potencia el proceso de digerir las proteínas que entran al cuerpo.

Esta fruta es deliciosa y lo mejor de todo es que cada una de sus partes tiene una función importante para el cuerpo. Por ejemplo, la pulpa es anti-inflamatoria, anti-parasitaria, anti-cancerígena y, lo mejor de todo es que no aporta grandes cantidades de calorías a nuestro organismo pero sí nos regala grandes cantidades de nutrientes.

Sin embargo, poco sabemos de todos los beneficios que tienen las semillas. Lo común es que le retiremos la cáscara y desechemos las semillas, pues después de leer esto jamás volverás a hacer esto. Consumir las semillas ayudarán al cuerpo a realizar sus funciones naturales.

Las semillas de papaya serán las nuevas aliadas de tu organismo

Según estudios se conocen algunos usos específicos que se les pueden dar a estas semillas. Cada uno de ellos beneficia y ayuda a una parte puntual del cuerpo, pueden ser los riñones o el hígado. Lo importante es que no tiene ningún efecto secundario al cual tenerle miedo, porque es completamente natural. 

A continuación te mostraremos todos los usos que puedes darles, y de los beneficios que le traerán a tu cuerpo. Luego de leer esto no querrás separarte de las semillas de papaya nunca más. 

1. Perder peso y quemar grasa: Estas semillas evitan que el cuerpo absorba grasas y azúcares en exceso, aceleran el proceso de digestión y el metabolismo. Son ideales para acompañar las dietas y las rutinas de ejercicios, así lograrás acelerar el proceso. 

2. Protegen el estómago: Cuando estas semillas se mezclan con infusiones de manzanilla ayudan a tratara infecciones estomacales como salmonella. Debe consumirse tres veces al día. Si no te gustan las infusiones también puedes masticar las semillas. 

3. Cuidan los riñones: Los problemas renales disminuyen al masticar dos o tres veces al día estas semillas. 

4. Mejoran los procesos intestinales: Secadas y molidas pueden consumirse en formo de infusión, puedes agregar una cucharadita de miel para mejorar el sabor. Estas semillas contienen enzimas antiparasitarias que eliminan los parásitos que se alojan en los intestinos, beneficiando los procesos que se realizan en esta parte del cuerpo. 

5. Ayuda en el cuidado del hígado: Son efectivas en la atención de la cirrosis. Para el tratamiento de esta enfermedad se deben moler cinco semillas que estén secas y agregar una cucharada de limón, se debe tomar dos veces al día por un mes. 

Es importante saber que el consumo excesivo o en grandes cantidades de esta fruta puede causar algunos daños durante el embarazo, pues contiene una sustancia similar al látex que provoca anormalidades en el desarrollo del feto o incluso puede llevar al aborto. Lo mejor es que durante el embarazo se consuma en pocas cantidades y bajo vigilancia médica. 

Fuente: Saludable.guru