3 Cosas Que Debes Enseñarle A tus Abuelos Para Que Siempre Vivan En Lo Más Profundo De Nuestro Corazón Cuando Se Vayan!

En las familias hay unas personas a las que les damos toda nuestra atención: los abuelos. Ellos son los pilares de nuestra vida, son los compañeros de viaje, de travesuras y los mejores consejeros. Siempre hemos querido que esté con nosotros, que no se vayan nunca de nuestra vida, pero desafortunadamente llega un momento en el que tienen que dejar de estar físicamente con nosotros.

Siempre hemos sabido que lo más seguro que tenemos en la vida es la muerte. Esta nos recuerda que nada es para siempre y que tarde o temprano comenzará a separarnos de las personas que queremos, así es la vida y no podemos hacer nada para cambiar esta situación. Lo único que debemos hacer es disfrutar el tiempo con nuestros abuelos porque ellos se irán en cualquier momento.

La separación es muy fuerte, sobretodo para los pequeños nietos. Ellos son los que sufren más cuando los abuelos se van. Los padres y familiares deben buscar una manera para enseñarles a los niños que los abuelos vivirán siempre en sus corazones aunque ya no estén físicamente presentes. Hoy te enseñaremos algunas cosas que según los expertos son las mejores para enfrentar esta pérdida.

Los abuelos no mueren porque siempre están presentes en nuestra mente y corazón


Estas 4 cosas que te enseñaremos a continuación son aplicables a los pequeños, pero también son buenas para que mientras los abuelos estén vivos se las hagamos saber. Todos enfrentamos pérdidas y todos necesitamos apoyo para superarlas.

1. Los abuelos son fundamentales en la crianza de sus nietos: Los abuelos son el primer gran ejemplo de amor incondicional que tus hijos conocen. Ellos no esperan, no exigen, no piden nada a cambio; los abuelos entregan su alma y corazón a esos seres a quienes tú le diste vida. 
Enséñales a los abuelos que tú los quieres junto a ti mientras crías a tus hijos. Y, cuando se vayan enséñale a tus hijos a no olvidar los aprendizajes que dejaron antes de partir.

2. Los abuelos no se van por elección propia: Debemos estar seguros de encontrar las palabras correctas y sencillas para que los niños entiendan qué significa la muerte y cómo funciona. Es muy importante que no les des falsas esperanzas de que algún día regresarán físicamente (según tus creencias religiosas), explícales cómo ellos pueden hacer que el recuerdo y amor incondicional de sus abuelos viva para siempre en ellos.

3. No les mientas. Haz que la verdad sea adecuada a la edad: Esto aplica para abuelos y para nietos, nunca les escondas que la persona que quieren falleció. Muchos confundimos el adaptar la verdad con disfrazarla con metáforas. Les decimos que los abuelos viven en una estrella o que se fueron en un viaje muy largo del que no pueden volver. Con esto causamos más dolor, miedo al abandono y desilusión.

4. Dejen que los niños se despidan de sus abuelos: Muchas veces por miedo a crear más dolor o algún 'trauma', no dejamos que los más pequeños tengan la oportunidad de decirle adiós a esos seres que tanto aman. Cuando no dejamos que los pequeños se despidan podemos generar un dolor muy profundo. Ellos se lamentan porque esa persona se había ido y ellos no estuvieron allí para poder darle un último beso y decirle gracias por todo lo que hizo por nosotros y por amarme como nunca nadie me amó.

Hay que aprovechar cada instante con nuestros familiares, no importa si viven lejos o cerca. Cada vez que se pueda debemos correr y abrazarlos, besarlos y decirle cuanto los amamos. Nunca sabemos cuál será la última vez que podamos hacerlo en persona. Vale la pena demostrar los sentimientos, los abuelos te lo agradecerán. 

Fuente: Familias.com