Aprende a ELIMINAR el exceso de CERA en los OÍDOS de forma natural!

Los oídos son una parte muy delicada de nuestro cuerpo, sus cuidados son delicados porque es muy sencillo causarnos lesiones sin quererlo. Los conductos auditivos están recubiertos por unas glándulas y unos folículos que producen cera o cerumen, esta tiene como función proteger el oído de agentes externos que puedan generarle algún daño.

Mientras la cera esté en el oído evitará que partículas de polvo, el agua, algún insectos y o virus de infecciones entren al sistema, es decir, la cera previene enfermedades que pueden ser peligrosas para el organismo. Esta cera es eliminada de manera natural y no representa ningún peligro para el ser humano.

Todos producimos este cerumen pero hay algunos casos específicos en los que las personas producen un exceso de esta cera, razón por la cual comienzan a sentir incomodidades como ardor, picazón o la sensación de tener los oídos tapados, incluso puede traer como consecuencia la pérdida momentánea de la capacidad de oír.

Elimina el exceso de forma natural


La reacción más frecuente cuando sentimos exceso de cera es querer sacarlo. El impulso y la desesperación no hace introducir objetos extraños en el oído: palitos, hisopos o incluso los dedos con tal de aliviar nuestro malestar. La realidad es que esto no ayuda, lo único que hace es complicar mucho más la situación, en vez de sacar la cera lo que hacemos es empujarla más profundo y eso no es nada bueno.

Estos intentos desesperados y errados de sacar la cera pueden complicarse mucho más de lo necesario, te pueden enviar a urgencias y eso no es lo que nadie quiere. Es importante que sepas que hay formas naturales y que no tienen ningún riesgo para sacar el exceso de cera. 

Cuando sientas que tus oídos están muy tapados por la cantidad de cera puedes probar algunos de estos remedios naturales. Son sencillo y no requieren grandes elementos, todo lo tienes en casa. 

REMEDIO #1 - ACEITE DE BEBÉ: Elimina la cera gracias a las propiedades suaves de este aceite.

Necesitarás:
  • 5 gotas de aceite de bebé
  • 1 gotero
  • algodón. 
Procedimiento: Introduce 3 o 4 gotas de aceite en el oído, luego inclina la cabeza para que el aceite llegue a la cera, mantén esta posición durante unos 10 minutos. Inclina nuevamente la cabeza para que drene el cerumen derretido y limpia con el algodón. 

REMEDIO #2 - AGUA Y SAL: Con esta combinación ablandarás la cera y será más fácil que salga.

Necesitarás:
  • 1 cucharadita de sal
  •  ½ taza de agua tibia
  • 1 trozo de algodón
Procedimiento:  Poner la sal en el agua hasta que se disuelva. Humedece un trozo de algodón y extrae un poco del agua salada. Coloca 2 o 3 gotas dentro del oído y déjalas durante 3 minutos. Gira la cabeza en sentido opuesto para que la cera disuelta se drene.

REMEDIO #3 - ACEITE DE OLIVA TIBIO: Alivia el dolor y sus propiedades previenen las infecciones.

Necesitarás: 
  • 3 gotas de aceite tibio
  • 1 gotero
Procedimiento: En una cuchara calentar aceite de olivo y colocar 2 o 3 gotas en el oído, inclinar la cabeza y dejar durante 10 minutos. Luego inclina la cabeza en sentido contrario y verás que la cera sale muy rápido. 

REMEDIO #4 - ACEITE DE ALMENDRAS: Este aceite lubrica tu oído y permite que la cera se deslice fácilmente.

Necesitarás: 
  • 5 gotas de aceite de almendra
  • gotero
Procedimiento: En una cuchara calentar aceite de almendras y colocar 4 o 5 gotas en el oído, inclinar la cabeza y dejar durante 10 minutos. Luego voltea la cabeza y deja que salga el aceite, cuando sientas que ya no queda nada dentro limpia con un paño limpio. 

Si los síntomas continúan visita a tu médico de confianza.

Fuente: saludable.guru