Compresa de Aceite de Ricino: ALIVIA la artrítis, ciática y dolores de espalda!

El aceite de ricino es sumamente popular gracias a los múltiples usos que se le pueden dar en todos los ámbitos de la vida.

Este aceite proviene de una semilla de la planta del mismo nombre y es oriundo de la India. Está compuesto por ácidos grasos, principalmente el ácido rinoleico, en el que residen sus propiedades curativas y embellecedoras.

Sigue leyendo para que te enteres no solo de sus propiedades estéticas, sino también de la forma de usarlo para aliviar males y curar enfermedades.

Beneficios y usos del aceite de ricino


El aceite de ricino tiene múltiples usos medicinales, que lo hacen ideal para atacar y aliviar distintos padecimientos del cuerpo humano.

En la industria estética es sumamente famoso, siendo utilizado para estimular el crecimiento de las pestañas, las cejas y las uñas.

Puede ingerirse para combatir el estreñimiento, ya que funciona como un laxante natural. También es recomendado cuando se presentan trastornos gastrointestinales.

Además, es un excelente remedio para la gripe y enfermedades parecidas, gracias a sus propiedades antivirales y fungicidas.

También es un excelente analgésico y antiinflamatorio, además de poseer cualidades que estimulan el sistema inmunológico y el linfático.

De forma tópica, el aceite de ricino ayuda a combatir enfermedades de la piel, como la dermatosis y la queratosis. Es útil a la hora de disimular o hacer desaparecer por completo cicatrices provocadas por heridas o brotes de acné severos.

Es recomendado para tratar las esclerosis, la ciática y los terribles dolores de espalda. 

Por otro lado, también combate y elimina las arrugas y la tiña, además de otras infecciones cutáneas.
Si presentas quistes sebáceos, estás perdiendo tu cabello o experimentas picor constante en el cuero cabelludo sin explicación, entonces el aceite de ricino es la solución para ti.

Algunos estudios recientes han arrojados incluso resultados positivos en la utilización de este maravilloso aceite para tratar enfermedades graves, como el cáncer, el mal de Parkinson y ciertos males hepáticos, aunque todavía no se tienen resultados concluyentes al respecto.

A pesar de todas sus propiedades, el aceite de ricino puede ser tóxico en grandes cantidades, por lo que debes ser cuidadoso al consumirlo.