Entérate: Tu excremento habla de cómo es tu salud y revela otras cosas!

Las deposiciones o excrementos son el resultado del proceso digestivo mediante el cual tu organismos desecha todo lo que no resulta útil para él. Es importante que se logre una correcta expulsión de toda esta sustancia pues por su alto contenido de toxinas puede generar daños a la salud. Lo ideal es que se realice este proceso varias veces al día, esto te asegura una buena digestión.

Algunas personas sufren de estreñimiento y les cuesta poder hacer esta necesidad y por esta razón utilizan laxantes para poder lograrlo. Esto muchas veces está contraindicado porque puede general otros problemas en el aparato digestivo. Hay algunos laxantes a base de fibra que están recomendados para aumentar el tamaño de las heces pero estos pueden exagerarlas y generar otro problema mucho más grave.

Hay diferentes tipos de heces y cada uno de ellos indica algo que tú debes saber acerca de tu salud. Es momento de que le prestes más atención para que evites algunos malestares de salud que pueden venir provocados por un mal funcionamiento del organismo. ¡Llegó la hora de entender tus heces!

Tipos de heces y lo que dicen acerca de ti


Cada tipo de deposición tiene un significado, su textura, forma o incluso el olor dice mucho de en qué estado se encuentra tu organismo. A continuación te mostraremos una lista con los tipos de heces más comunes que existen.

1. Duros y separados: Generalmente le ocurre a las personas que tienen dietas con mucha fibra. Si te pasa que tus heces son duras y están separadas entre sí puedes estar padeciendo de estreñimiento. Debes tomar más agua y comer más frutas y verduras.

2. Alargados como salchichas con bultos: Este caso puede ser síntoma de estreñimiento pero en un nivel un poco menor que el anterior. Lo único que debes hacer es aumentar la cantidad de líquido y comer un poco más de fibras.

3. Liso y suave: Esta es la textura y la forma ideal que deben tener tus deposiciones. Si es tu casa puedes estar tranquilo, están se consideran perfectas.

4. Amorfos con bordes definidos: Es considerado un estado óptimo para las heces. Especialmente si logras defecar 1 vez al día.

5. Con grietas en la superficie: Puede decirse que es una textura adecuada, sin embargo sería ideal ingerir más agua para que pueda ser perfecta. Podrías estar padeciendo de un estreñimiento leve, es mejor curarlo a tiempo.

6. Blanda y con bordes irregulares: Es un tipo común de diarrea y no es muy bueno tenerla por varios días. Alimentos con fibra te ayudarán a mejorar esta condición.

7. Muy líquido y sin ninguna parte sólida: Este tipo de excremento debe hacer que te preocupes. Se trata de diarrea. Existen muchas causas para que esta se produzca, desde una infección que tu cuerpo intenta limpiar, hasta una intolerancia a algunos alimentos e incluso enfermedades como la celíaca, enfermedad de Crohn, el síndrome de colon irritable y colitis ulcerosa. Si sufres diarrea con frecuencia, es indispensable que consultes con un médico para saber la razón.

8. Suave y pegadizo: Esto indica un exceso de aceite en tus heces, puede significar que tu cuerpo no está absorbiendo la grasa de forma óptima. Consulta a tu médico para asegurarte de que todo esté bien.

Ahora bien, algo aún más importante que la forma es el color. Es indispensable saber qué puede estar pasando en tu organismo y el color te va a ayudar mucho a descubrirlo.

Marrón: Es normal que sean de este color por la bilis que produce el hígado. Si son de este color puedes estar tranquilo, todo marcha bien.

Rojo: Este color indica la presencia de sangre en tus deposiciones. Debes acudir a tu médico para ver qué está provocando el sangrado.

Negro: Podría significar que estás sangrando internamente. También podría ser el resultado de los suplementos de vitaminas tales como el hierro. Acude al médico.

Verde: Significa que tus comidas están pasando con demasiada rapidez por el intestino grueso. Debes tener cuidado de que no ocurra con mucha frecuencia.

Amarillo: Si es de este color y está acompañada de muy mal olor significa que no estás absorbiendo la grasa como es debido.

Color claro: Este tipo de heces indican un problema con tu bilis. Así que cuidado, ve al médico pronto.

Fuente: VidaVerdeWeb.com