Secreto JAPONÉS para lucir JOVEN aun después de los 50 años!

Desde los orígenes de la civilización el ser humano ha querido encontrar un secreto que le permita conservar su juventud eternamente. Muchos métodos se ha inventado el hombre para encontrar el secreto de la juventud, pero hasta ahora no ha tenido éxito.

Sin embargo, las mujeres japoneses han guardado durante milenios una receta secreta que las ayuda a mantener una piel lozana durante mucho más tiempo que en las culturas occidentales, y hora tú también podrás quitarle a tu rostro 10 años de encima con unos sencillos pasos.

En qué consiste este milenario secreto asiático? Sencillamente, en aprovechar los beneficios que ofrece el arroz para la piel. Así es, las mujeres japonesas se han beneficiado de las maravillosas propiedades de este cereal, y ahora tú también podrás hacerlo. Sigue leyendo para que te enteres de lo que debes hacer.

Arroz Rejuvenecedor


¿Cuál es el secreto del arroz? Pues que contiene dos sustancias que poseen maravillosas cualidades, que son el escualeno y el ácido linoleico. Ambas sustancias son ricas en antioxidantes y estimulan la creación del colágeno, elemento crucial para evitar la aparición de las arrugas y conservar la lozanía de la piel, además de tener propiedades hidratantes.

Por otro lado, el escualeno protege de los efectos del sol, uno de los principales culpables de las molestas manchas en el rostro. También te ayudará a desinflamar la piel y estimular la circulación de la sangre en tu rostro. Por si esto fuera poco, el consumo regular de arroz te ayudará a prevenir el colesterol y cuidar la salud de tu corazón. Mejor, imposible.

Ahora bien, ¿qué necesitas para realizar una milagrosa mascarilla de arroz? Solamente seguir unos pocos y sencillos pasos. Necesitas:
  • Un puñado de arroz.
  • Suficiente agua.
  • Una cucharada de miel.
  • Una cucharada de leche.

¿Qué debes hacer? Toma el arroz y cocínalo en agua durante dos minutos. Pasado el tiempo, retira del fuego y cuela el arroz; envasa el agua y consérvala para después.

Seguidamente, calienta la cucharada de leche y agrégala al arroz. Luego añade la cucharada de miel y revuelve todo muy bien.

¡Todo listo! Solo debes colocarte la mezcla sobre el rostro limpio hasta que se seque. Para retirarla, lava tu rostro con el agua de arroz que ya habías guardado. Repitiendo este procedimiento una vez por semana notarás los resultados rápidamente.

Fuente: IgnisNatura.cl