Tu baño quedará BRILLANDO como nuevo con este limpiador hecho en casa!

Siempre queremos tener nuestra casa limpia y brillante. Muchas veces pasamos horas haciendo los quehaceres con mucho cuidado y detenimiento para eliminar cualquier mancha de sucio que esté por allí escondida. Y, una de las áreas más complicadas de limpiar es el baño, este requiere mayor cuidado a la hora de limpiarlo porque allí se concentran grandes cantidades de bacterias que son peligrosas para el cuerpo.

No podemos negar que la limpieza del baño es una de las actividades más desagradables que hay en los quehaceres del hogar, pero debe hacerse. Cada día se concentran allí olores desagradables producto de las tuberías de desagüe. Para mantenerlo limpio y con buen olor es necesario que los productos que utilicemos sean de buena calidad, pero a menudo estos son costosos y maltratan nuestras manos.

Sabemos lo difícil que se puede tornar esta limpieza, por esta razón te enseñaremos a hacer tu propio limpiador. Este es igual de eficaz que los productos comerciales pero es más amigable con tus manos y con el ambiente. Su poder de limpieza puede compararse con el del cloro, así que sabrás que estás dejando tu baño reluciente y libre de bacterias.

El limpiador económico y efectivo que está revolucionando al mundo


Ingredientes: 
  • Media taza de bicarbonato de sodio
  • Media taza de vinagre blanco
  • Media taza del jugo de limón
  • Cinco litros de agua
Procedimiento: 
En un envase limpio mezclar el agua con el bicarbonato de sodio, una vez que se realice esto, debe agregarse poco a poco el jugo de limón. Procurando que sea muy lentamente. Una vez que estén integrados, agrega el vinagre blanco. Verás que se produce una reacción química que es normal, no te asustes. Debes dejar que esta espuma que se acaba de formar se asiente en el fondo. 

Modo de uso:
Introducir esta mezcla en una botella con spray para que sea más sencillo de aplicar. Rociar en cerámica, azulejos, sanitarios y lavamanos. Deja actuar por media hora, luego frota con una esponja o cepillo hasta que retires toda la suciedad acumulada, esto te puede tomar algunos minutos. Después, retira con abundante agua. 
La frecuencia dependerá de las necesidades de tu baño. Puedes hacer esta limpieza profunda una vez a la semana, y el resto de los días realiza una limpieza más suave. 

Notarás que los resultados comenzarán a aparecer en muy poco tiempo y serán asombrosos. Una vez que pruebes este limpiador casero no querrás utilizar ningún otro. Tu baño quedará reluciente y libre de gérmenes y bacterias. 

¡Anímate a probar esta técnica y comparte esta información con familiares y amigos!