¡Tu cocina siempre olerá increíble y sin moscas, con este truco lo harás muy fácil!

La cocina es unos de los sectores de la casa que más olores acumula. Siempre quedan rastros de los alimentos que preparamos, especialmente si éstos contienen ajo, cebolla, pimientos, etc. Estos olores suelen ser muy penetrantes y se quedan no solo en tus manos sino que también quedan en los objetos que usamos para prepararlos. Lo más incomodo de todo es que esos desagradables olores se sientes hasta afuera de la cocina.

Siempre buscamos que nuestros espacios huelan fresco y limpio, por eso gastamos grandes sumas de dinero en aromatizantes y productos de limpieza que garantizan eliminar todas las bacterias que provocan el mal olor. La realidad es que, efectivamente, estos productos quitan esos olores pero muchos de ellos dañan tus manos debido a los químicos que hay en ellos.

Hoy, te mostraremos un truco muy sencillo que te permitirá eliminar todos esos olores sin necesidad de gastar mucho dinero. Lo mejor de todo es que cada una de las cosas que necesitas las tienes en casa, porque son de uso común. No limites la limpieza solo a la cocina, en cuartos, baños y oficinas también se acumulan olores que molestan la armonía del hogar.

El secreto de los buenos aromas es este


La mejor manera de mantener la tranquilidad y la armonía de la casa es cuidando cada pequeño espacio. Tu casa es tu segundo cuerpo y por eso se merece ser atendida con amor y respeto. Recibir visitas es una de las cosas que menos quieres hacer si tu casa tiene malos olores, pero eso se acabó. Vuelve a abrir las puertas de tu hogar a tus familiares, amigos y vecinos.

Este truco casero es muy fácil y práctico, te ayudará a eliminar todos los rastros de olores que puedan estar escondidos en los lugares más escondidos de tu hogar, Si no tienes estos elementos debes correr a buscarlos en la tienda más cercana. 

INGREDIENTES: 
  • Una botella vacía de aerosol
  • Tres cucharadas de suavizante de telas (La marca de tu preferencia)
  • Tres tazas de agua caliente
  • Una cucharada de bicarbonato de sodio

PREPARACIÓN: 
En la botella de aerosol vacía debes agregar tres cucharadas de suavizante, luego agregar las tres tazas de agua caliente y finalmente el bicarbonato de sodio. 
Una vez que los tres ingredientes estén en el envase, debe cerrarse y agitarse rápidamente y con mucha fuerza. 

MODO DE USO: 

Lo primero que se debe hacer es rociar esta mezcla en una superficie para probar que no manche los lugares donde lo aplicarás.
Debes rociarlo en un lugar con muy buena ventilación, de preferencia un lugar alto, así te asegurarás de que llegará el olor a todos los rincones. Y listo. 

Además de esto te recomendamos limpiar frecuentemente tus espacios. Por ejemplo, limpia tu cocina cada vez que la utilices así evitarás acumulación de grasa y esto evitará los olores que puedan surgir de allí.