1 Cucharadita de esta receta y nunca tendrás dolores musculares. Sencillo, económico y con resultados desde el primer uso!

Tener un dolor puede ser una de las sensaciones más incomodas por las que puede pasar el ser humano, en muchas ocasiones este puede darse de una manera moderada, intensa e incluso tensional, es por ello que en el especial de hoy te presentamos un excelente tratamiento natural para tratar este tipo de padecimiento y mejorar considerablemente tu calidad de vida. 

Los dolores musculares son comunes y son un tipo de afección que pueden comprometer más de un músculo, adicionalmente también pueden verse involucrados ligamentos, tendones y fascia, la cual comprende los tejidos blandos que conectan los músculos, huesos y órganos. 

Este tipo de dolor suele aparecer producto tensión, sobrecarga o lesión muscular originada por exceso de ejercicio o la realización de un trabajo físicamente exigente, otra de las causas más frecuentes de los dolores musculares es la fibromialgia, la cual es una enfermedad que se presenta con dolor muscular crónico de origen desconocido, el cual está acompañado de sensación de fatiga y otros síntomas como dolores de cabeza, rigidez y dificultad para dormir. 

Tratamiento natural para combatir los dolores musculares 


Como mencionamos anteriormente los dolores musculares se pueden presentar por diversas causas, pero una de las más frecuentes es la sobrecarga muscular es decir usar demasiado el músculo, de una manera muy rápida sin calentamiento o con excesiva frecuencia, por lo que es recomendable que si realizas algún tipo de actividad que implique la sobre estimulación de ciertos músculos es recomendable que realices ciertas pausas entre una acción y otra. 

Adicionalmente puedes preparar el siguiente tratamiento natural el cual te ayudará a disminuir considerablemente el dolor muscular, para ello necesitarás; una cucharada de jengibre fresco rallado o una rebanada de este, un vaso de agua, dos cucharaditas de miel y un poco de canela. 

El procedimiento es muy sencillo, en primer lugar calienta el agua hasta que esta entre en punto de ebullición, en este momento debes retirarla del fuego y añade el jengibre junto con la canela, deja reposar la preparación aproximadamente por 15 minutos. Al pasar 10 minutos de reposo de la preparación anterior cuela y agrega un poco de miel para añadirle sabor. 

Esta infusión debes tomarla dos veces al día, 1 cucharadita hasta que ya no sientas ningún tipo de dolor. Es importante destacar que la canela además de aliviar el dolor puede estimular la función cerebral y aumenta el proceso cognitivo y por su parte el jengibre es un potente antiflamatorio el cual es capaz de aliviar los dolores en las articulaciones.