4 Cosas Que Siempre Decimos A Los Niños Que Les Pueden Causar Daño Psicológico!

Ser padres es una labor muy difícil para la que muchas veces no estamos preparados, sin embargo con empeño y dedicación la llevamos a cabo intentando formar grandes personas y excelentes ciudadanos. Para hacer esto inculcamos en nuestros pequeños valores y principios que los harán hombres y mujeres de bien. Y, esa es la mayor satisfacción de los padres.

Sin embargo, algunas veces por desconocimiento decimos cosas que causan daños irreparables. Muchas veces cuando nuestros hijos hacen cosas incorrectas o cometen errores, los padres ponen sobre ellos etiquetas que los marcan para toda la vida. Por ejemplo, si el pequeño falla en algún ejercicio matemático los llamamos "ignorantes" sin saber que con esto dañamos su autoestima y su manera de ver la vida.

Los niños tienen cerebros frágiles, física y mentalmente. Algunos psicólogos dicen que los niños tienen el cerebro como la plastilina: suave y moldeable. Por esta razón les afecta tanto cada vez que le decimos cosas negativas. Estos daños pueden prolongarse para toda la vida. Hoy te enseñaremos cuáles son las 4 cosas que siempre le decimos a nuestros hijos pero que debemos dejar de decir.

Evita decir estas 4 cosas para no causar daños psicológicos a tu hijos
La edad más susceptible de los niños es a los 10 años. Lo que se dice mientras el pequeño está en esta edad queda marcado en sus vidas y es muy difícil de eliminar. 

Ten cuidado con las palabras y frases que salen de tu boca porque pueden producir grandes daños psicológicos a largo plazo. Toma nota de las frases que a partir de hoy debes evitar por la salud mental de tu hijo.

1. “Cállate”

Los niños aprenden desde una edad muy joven que la frase ‘cállate’ se entiende como un insulto. Y la última persona que debería estar insultando a un niño es su padre. Ahora, lo más probable es que tengas una muy buena razón para decirle a tu hijo cállate. Pero en lugar de decirles que se callen intenta explicarles que hay horas en las que es mejor guardar algo de silencio para no generar disgustos en quienes están cansados. 

2. “Porque yo lo digo”

Esta es una terrible respuesta para cuando los pequeños preguntan la razón por la que deben dejar de hacer alguna cosa. Tiende a crear resentimiento en los niños, ya que les obliga a aceptar una creencia dogmática. Esto conducirá inevitablemente a una lucha de poder cuando ese niño aprenda a encontrar respuestas por sí mismo que cuestionan la autoridad de sus padres. Intenta explicar con calma alguna de las razones por las que les estás diciendo que no pueden hacer una determinada cosa. 

3. “Eres muy delicadito”

Muchos niños nacen con un sistema nervioso más finamente sintonizado. Como resultado de ello, reaccionan de forma rápida e intensamente a casi todo. Los padres de estos niños a menudo cometen el error de tratar de eliminar esta sensibilidad. Con el tiempo, esto saca la química del cerebro del niño fuera de control y reduce su capacidad de identificarse con los demás. Esta frase genera en los niños un desinterés por sus emociones y por las de los demás, creando individuos egoístas e incluso malos. 

4. "Así es la vida"

El cerebro de un niño es físicamente incapaz de comprender el hecho de que sus experiencias no son únicas. Cuando se les dice eso, se sentirán culpables, frustrados y confundidos. Es importante que los niños sepan que hay algunos hechos difíciles de explicar pero que cada persona tiene razones para tomar ciertas decisiones.