Comprueba Tu Tiroides: Todo lo que necesitas es un Termómetro!

La glándula tiroides es de vital importancia para la salud humana. Está ubicada en el cuello y tiene una forma muy característica, se parece a una mariposa. Esta glándula produce una serie de hormonas que regulan el funcionamiento del organismo. Entre las principales funciones de estas hormonas está la velocidad con la que se queman calorías y cuán rápido late el corazón. Todas estas actividades componen el metabolismo del cuerpo.

Cuando esta glándula no funciona adecuadamente se producen problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad, ambas son producto de la incapacidad que tiene el cuerpo para perder peso de manera eficiente. Para poder saber si algo no anda bien con esta glándula lo ideal es acudir a un médico especialista para que descubra las razones por la que está sucediendo esto.

Sin embargo, hay una forma casera de poder saber si nuestra glándula tiroides está funcionando de manera adecuada. Es importante tener en cuenta que la detección temprana de los problemas de salud evita complicaciones severas. Para realizar este sencillo truco casero debes tener un simple termómetro.

Aprende a saber si tu glándula tiroides está en buen estado


Este truco se conoce como "la prueba de barney". Es muy efectiva para descubrir cómo está funcionando la tiroides. A continuación te enseñaremos paso a paso lo que debes hacer para llevar a cabo este sencillo truco casero. Hecho correctamente puede detectar problemas rápidamente y así atenderás más rápido tu tiroides.

Paso 1: Agitar el termómetro hasta que la temperatura llegue a 35° centígrados o 95° fahrenheit.

Paso 2: Colocar el termómetro bajo la axila alrededor de 10 minutos. Es importante que esto se realice justo antes de levantarte de la cama en la mañana.

Depende de la temperatura que marque el termómetro puedes saber cómo funciona tu tiroides. Los resultados son:

1. Si la temperatura se encuentra entre los 36.5° C (97.7° F) y 36.8° C (98.2° F), la glándula tiroides está funcionando normalmente.

2. Si tu temperatura es inferior a 36.5° C (97.7° F), entonces el trabajo de la glándula tiroides es más lento. Los síntomas son: depresión, falta de energía, fatiga, infecciones, dolores de cabeza crónicos, pérdida de cabello, falta de concentración y de memoria.

Si notas que estás en el segundo rango debes acudir al médico inmediatamente.


Fuente: Saludable.guru