Después De Saber Esto No Querrás Comerte Las Uñas Nunca Más!

La mayoría de los seres humanos tenemos costumbres que ni siquiera notamos muchas veces. Esas costumbres o “tics” nerviosos se presentan mayormente, como su nombre lo señala, cuando estamos nerviosos.

Casi todos esos tics que tienen las personas son hechos inconscientemente. Las personas están tan distraídos con en alguna otra cosa que su cuerpo puede ejecutar movimientos sin que lo noten. Las personas que sufren de estos tics tienen que enterarse de ellos por otras personas que los señalen. 

Hay mucha variedad en los tics que ejecutan las personas. Una misma persona puede tener varios durante una misma situación. En este artículo te hablaremos de uno de los más comunes: comerse las uñas. No hablaremos desde el punto de vista psicológico sino desde el punto de vista de la salud. Comerse las uñas no es tan indiferente a tu cuerpo como muchos pensaban. 

Problemas de comerte las uñas 


La mayoría de las personas no ve en comerse las uñas un gran problema. Sin embargo, si ay grandes problemas, sobre todo, a nivel de salud. A continuación te los enumeraremos.

- La paroniquia: Esta condición es una infección que entra a las uñas por alguna zona desprotegida; una pequeña cortada, por ejemplo. Cuando nos comemos as uñas solemos lastimarnos, en ese momento entra en acción la paroniquia. 

- Infecciones a dos niveles: Si tenemos en nuestras manos y nos comemos las uñas, lo más seguro es que la infección pase a nuestra boca también. Recordemos que nuestras manos toman todo y llevarnos las manos a la boca nunca es recomendado. 

- Las verrugas: Si nos mordemos las uñas es común que siempre estén heridas o maltrechas. La apertura de las capas de la piel hace que las bacterias e infecciones entren de manera más fácil y suframos problemas como las verrugas. 

- Problemas dentales: Al comernos las uñas estamos desgastando nuestros dientes de manera considerable. A medida que pasa el tiempo nuestros dientes se irán deformando cada vez más. 

- Dice mucho de ti: Se ha demostrado que las personas que se comen las uñas tienen una baja calidad de vida. Sufren de depresiones y otros trastornos psicológicos. 

Fuente: SaludFacil.com