La técnica del "Palacio Mental" o cómo no olvidarte de nada!

Uno de los principales problemas de las personas en el mundo actual es la poca capacidad para recordar las cosas que memorizan. Por ejemplo, en algunas oportunidades es necesario aprender de memoria nombres, fechas y números telefónicos pero para algunos esto se convierte en una tarea titánica.

Es importante que las personas creen asociaciones mentales que le permitan recordar la información, pero esto no siempre funciona. Afortunadamente existe una técnica muy antigua que te permite recordar todo lo que deseas con mucha precisión, esta técnica se llama palacio mental.

El día de hoy te mostraremos paso a paso lo que debes hacer para mantener la información que grabas en tu cerebro presente para cuando la necesites. Este método es infalible, todos quienes lo conocen han dicho y asegurado que sí funciona.

Palacio mental para resguardar la información


El origen de esta técnica es el siglo V a.C., cuando el poeta Simónides de Ceos ejercía de anfitrión de un banquete en Tesalia y el techo del salón se hundió matando a todos los asistentes. Como no existía ADN se asociaron los cadáveres a los lugares donde estaban sentados, esto fue posible gracias a la memoria de Simónides.

Esto es posible gracias a la capacidad que tiene el cerebro humano para asociar lugares con personas. Y es 100% efectivo porque todos estamos programados para esto, por esta razón cualquier persona puede realizar esta técnica. 

PASOS PARA REALIZAR ESTE MÉTODO 

1. Elige tu palacio: Puede ser una referencia rea o una imaginaria, grande o pequeña. Eso no importa. Aunque para comenzar te recomendamos que elijas algo que se asemeje a tu casa. 

2. Define la ruta de visita por tu palacio: Para recordar cosas es esencial seguir un orden, y este se traduce en un itinerario específico dentro de nuestro palacio. Solo decide cómo y por dónde te moverás, como si fueras a enseñar tu vivienda a unos amigos.

3. Escoge los lugares donde guardarás la información: Además de moverte por tu palacio, podemos escudriñar dentro de los muebles, armarios y habitaciones. Así podrás encontrar con facilidad los datos que deseas.

4. Utiliza símbolos: No tienes que guardar la información en bruto, coloca objetos y símbolos que te evoquen las cosas que debes recordar.

A continuación te mostraremos un sencillo ejemplo para que puedas guiarte en la forma que realizaras este método: 
  • Personas, nombres, relaciones familiares, recuerdos, fechas, acontecimientos históricos: Entro en casa y saludo a Joaquín en el recibidor, el tendero de la esquina que ha venido con Ana, su mujer. Al entrar en el salón encuentro a Carlos, el arquitecto, junto a su mujer, María, que viste chándal porque trabaja en un gimnasio. Si miro por la ventana puedo ver a sus hijos –Blanca, Lucía y Pablo– que juegan en el patio. En el sofá del salón encuentro a los vecinos del 4ºB, Alberto y Raquel. Alberto lleva un libro porque es escritor…