Los 20 Beneficios del cloruro de magnesio que quizás no sabías!

El cloruro de magnesio es un compuesto químico, que produce un equilibrio en los minerales en el organismo, reactiva las funciones vitales de los órganos, acelera los riñones a modo que evita la acumulación del ácido úrico. Por esta razón es de vital importancia para nuestro organismo, y debemos intentar mantener siempre unos niveles adecuados para que nuestro cuerpo funcione muy bien.

Además de lo que acabamos de mencionar, el cloruro de magnesio también tiene la capacidad de ayudar a tratar depresiones, migrañas, problemas óseos, problemas renales, etc. Muy pocas personas saben que puede ser consumido por todos, sin importar la edad y que los beneficios son asombrosos. Es un excelente complemento para mantenernos sanos y fuertes.

Después de los 40 el cuerpo comienza a absorber menos cantidad de magnesio por lo que se produce cansancio, falta d energía, fatiga. Debido a esto se producen diversas enfermedades como la esclerosis, problemas cardíacos, problemas cerebrales, afortunadamente el cloruro de magnesio ayuda a mejorar todos estos problemas.

Comienza a consumir cloruro de magnesio para mantener siempre una buena salud


1. Mejora las funciones cerebrales: Se ha comprobado que el uso y consumo de magnesio potencia las funciones cerebrales de aprendizaje en los más jóvenes así como que detiene el deterioro de estas funciones durante la vejez.

2. Normaliza los niveles de colesterol: Los efectos de este suplemento regulan la cantidad del conocido “colesterol malo” y aumentan el colesterol bueno, procurando el equilibrio necesario para disfrutar de una buena salud.

3. Magnesio y tumores: Estudios científicos han comprobado que existe mucho menos cantidad de magnesio en las células cancerígenas, aumentar el consumo de cloruro de magnesio asegura que nuestras células se mantendrán saludables, de esta manera se puede evitar la aparición del cáncer en muchas ocasiones.

4. Prevención del parto prematuro: Por sus efectos tocoliticos (frenar las contracciones durante el parto)  ha demostrados que puede ser un tratamiento elegible para disminuir la incidencia de parto prematuro.

5. Mejora el estreñimiento: El cloruro de magnesio ayuda en la hidratación del intestino, procurando un ambiente más húmedo a nuestras heces y previniendo la constipación, así mismo también colabora con la activación de los movimientos peristálticos, asegurando la regularidad de las evacuaciones.

6. Mejora el PH corporal: Este compuesto mejora notablemente la acidez en la sangre, produciendo un efecto de neutralidad, lo que mejora el pronóstico en enfermedades e infecciones.

7. Disminuye el riesgo de padecer diabetes: Se ha comprobado que el aumento de la ingesta de magnesio puede ser importantísimo para mejorar la sensibilidad a la insulina, reduciendo la inflamación sistémica y por ende disminuyendo de riesgo de padecer diabetes.

8. Regular la menstruación: Por su gran capacidad regulatoria de las glándulas y entre ellas las sexuales, el magnesio tiene un efecto de regulación sobre los síntomas premenstruales y menstruales, previniendo de esta manera los problemas en esta área.

9. Mejora la digestión: La ingesta de magnesio regula la producción de ácidos estomacales por que controla el ph de las mucosas, reduciendo así los síntomas de acidez y digestiones pesadas, el cloruro de magnesio es sin dudas un buen complemento para tratar problemas digestivos.

10. El cloruro de magnesio combate el estrés: También el estrés, muy común en las sociedades occidentales avanzadas, es capaz de arruinar la cantidad de magnesio en nuestro organismo por mecanismos neurohormonales. A su vez, el déficit de magnesio altera la química del cerebro provocando que seamos más sensibles a padecerlo Se establece así un círculo vicioso de perniciosas consecuencias.

11. El magnesio y la presión arterial: El magnesio disminuye la tensión de la musculatura vascular al mejorar la circulación y bajar la presión arterial. Esto está avalado por estudios científicos comprobables.

12. Previene los infartos del miocardio: Algunos estudios científicos avalan el hecho de que las personas que sufren infarto agudo del miocardio presentan deficiencia de magnesio. Muchos casos comienzan por palpitaciones y luego arritmias que terminan en un infarto. La misma arritmia puede producir la muerte, como en el caso de deportistas.

13. Alivia los cálculos renales: El consumo adecuado de magnesio disminuye la probabilidad de que se formen cálculos renales, pues este compuesto reduce el riesgo de calcificaciones en lugares inadecuados combatiendo la acumulación de El oxalato de calcio que es el culpable del 90% de los cálculos renales.

14. Fortalece los huesos: La osteoporosis, es un flagelo que ataca a hombres y mujeres después de los 35 años, y provoca dificultades óseas y tendencias a sufrir fracturas con facilidad.

15. Alivia el asma: En pacientes asmáticos se ha encontrado un 20% de deficiencia en magnesio. El magnesio ayuda en el tratamiento del asma por ser sedante, mejorar las defensas y ayuda a disminuir la inflamación.

16. Elimina la fatiga crónica: El magnesio mejora la conversión de los alimentos en energía y el estado físico, por lo que es útil en personas cansadas y en deportistas.

17. Curar migrañas: Ayuda a curar las migrañas, sobre todo porque la presentación de cloruro tiene una acción muy específica sobre el hígado graso y la acumulación de bilis.

18. Mejora la función de los riñones: El cloruro de magnesio colabora en el buen funcionamiento de la función renal, al mantener las vías urinarias oxigenadas y libres de acumulaciones de calcio.

19. Mejora el síndrome metabólico o síndrome X: Puede tratar a fondo la resistencia a la insulina, que es una de las causas principales de la hipertensión esencial. Su función en el manejo de esta patología es primaria para tratar el síndrome metabólico.

20. Mejora la función hepática: Los pacientes alcohólicos deben consumir suplementos de magnesio porque el consumo de alcohol disminuye los niveles de este mineral en el organismo. Además, el cloruro de magnesio mejora el hígado graso, presente en todos los alcohólicos.