¿Mala circulación? ¿Manos y pies fríos? ¡Esto es lo que necesitas para resolverlo!

La mala circulación es la culpable de muchas enfermedades, y podría incluso llevarte a la muerte.

Es provocada por diversas causas, entre las que se pueden nombrar una vida sedentaria, el vicio del cigarrillo, sufrir de enfermedades como la diabetes y la hipertensión, o tener coágulos sanguíneos.

En cualquier caso, la mala circulación indica un grave problema de salud. Es por eso que a continuación te presentamos distintas formas, totalmente caseras, de mejorar tu circulación de manera rápida y natural.

Mejora tu circulación con estos tips



Los signos que indican una mala circulación en la sangre pueden tardar en aparecer, por lo que si ya has sido diagnosticado es mejor que apliques los siguientes consejos para mejorar tu salud y salvar tu vida.

En primer lugar, el secreto para mejorar cualquier estado de salud es beber mucha agua, todos los médicos lo recomiendan. Un mínimo de 8 vasos es necesario para mejorar la circulación de la sangre.

¿Por qué el agua es buena? Hidratará tus órganos y tejidos al llevarles grandes cantidades de oxígeno.
Si realizas alguna actividad física, necesitarás más de los 8 vasos diarios, no olvides esto.

Además, existen algunos alimentos que te ayudarán con la circulación, que son los siguientes:

1. La pimienta de cayena: fortalece tu corazón y tus arterias, gracias a sus altas concentraciones de capsaicina.

Si tienes placa aglomerada en los vasos sanguíneso, también te ayudará con esta situación.

2. El ginkgo bilboa: contribuye a mejorar tu memoria, al aumentar la circulación de la sangre en el cerebro.
En cápsulas, es beneficioso en casos de venas varicosas.

3. La castaña de Indias: hará más fuertes las paredes capilares, gracias a su contenido de escina. Reduce la inflamación de las varices y mejora la circulación de todo el organismo.

4. El ajo: reduce la presión y la placa de los vasos sanguíneos, ayudando a prevenir la arteroesclerosis.

5. El aceite de pescado: su poder para mejorar la circulación reside en la reducción de la grasa en las arterias, gracias al omega 3. También mejora tu colesterol bueno.

6. Los aceites esenciales: mejoran el flujo sanguíneo gracias a sus propiedades termogénicas. Relajan los músculos.

7. El jengibre: contiene gingeroles y zingerona, los cuales previenen la formación de los coágulos y las enfermedades cardiovasculares.

Fuente:  Bionatura.social