Mira por que NO debes forzar a tus hijos a dar besos y abrazos cuando no quieren. La razón te hará cambiar tu opinión!

Los familiares y los conocidos tenemos la costumbre de hacer que nuestros hijos, sobrinos o hermanos pequeños repartan besos y abrazos a las demás personas. Lo que no sabemos es que esto puede ser dañino para el desarrollo de ellos. Cada ser humano tiene un tiempo para realizar sus acciones y esto le permite desarrollar su propia personalidad.

Con el paso de los años, las personas crecen y se dan cuenta de cuáles son la formas más adecuadas de hacer una determinada acción. La manera de ser de una persona está ligada directamente a la crianza, y aunque hay muchas formas de hacerlo si existen algunas cosas que son un riesgo en nuestro hijos. Sea cual sea la crianza estas cosas deben evitarse.

Las muestras de cariño deben ser totalmente espontáneas y estas se traducen en besos y abrazos haca los demás. Debido a su carácter espontáneo es posible que no se den con las personas que nosotros consideramos adecuadas. Cada niño tiene el derecho de elegir a quién le muestran su afecto y la coacción a realizarlo puede generar problemas psicológicos a futuro. 

No ejerzas presión en tus hijos para que besen y abracen a los demás


Lo fundamental de la crianza es la capacidad de los padres al momento de orientar a sus niños, sin embargo, a veces se confunde orientar con obligar y esto es altamente peligroso para los niños. 

Muchas veces obligamos a nuestros hijos a manifestar muestras de cariño sin que ellos quieran hacerlo, muchos piensan que esto es bueno para ellos porque les enseñamos a ser cariñosos y amorosos con los demás, sin embargo, estamos totalmente equivocados. Hay que escuchar ese antiguo dicho popular que reza: "nada obligado es bueno". 

Una experta en psicología infantil se ha dedicado durante muchos años a investigar este importante tema y llego a la siguiente conclusión “Obligar a nuestros hijos a manifestar muestras de cariño puede resultar en una patología en la que ellos resuelven que no son dueños de su cuerpo, que tienen que dar muestras de cariño cuando se las pidan (quien sea) y no cuando ellos quieran y cómo quieran”. 

Esto se puede convertir en un problema muy grave ya que convertiremos a nuestros hijos, sin saber, en obedientes de cualquier cosa que se les pida en cuanto al amor. Es importante saber en qué momento detenernos para poder criar a nuestros hijos de la mejor manera posible. 

Si los criamos adecuadamente nuestros hijos demostrarán cariño y amor sin necesidad de ser obligados a hacerlo.