Aprende a cultivar tus propios tomates en botellas de plástico colgantes. ¡Ahorrarás mucho dinero!

El tomate es un vegetal que no puede faltar en la cocina. Lo puedes utilizar para muchas cosas, como ingrediente de ensaladas, salsas e incluso para preparar un delicioso jugo.

Sin embargo, es bien sabido que todos los vegetales, frutas y hortalizas que compras en el supermercado son cultivados con pesticidas y fertilizantes tóxicos, que a la larga pueden causarte problemas de salud. 

Es por eso que hoy queremos mostrarte una manera fácil de cultivar tomates en casa. No es necesario tener grandes conocimientos sobre cultivos, y necesitarás muy pocos materiales. ¡Ponte manos a la obra! 

Cultiva tus propios tomates 


Los tomates que aprenderás a cultivar a continuación son completamente orgánicos, ya que están libres de químicos y pesticidas. 

Además, te divertirás cuidándolos y viéndolos crecer. Por si fuera poco, ¡su sabor es delicioso! 

¿Qué necesitarás? Tan solo unos pocos materiales: 
  • Una botella de dos litros. 
  • Una planta de tomate. 
  • Tierra. 
  • Agua. 
  • Tijera. 
  • Filtro de café. 
  • Cinta adhesiva. 
  • Cuerda. 
  • Palito de madera. 


Como vez, no se trata de materiales difíciles de conseguir. Una vez que lo hayas reunido, debes hacer lo siguiente: 

- Lava la botella, que puede ser de refresco, para retirar cualquier residuo del producto que contenía. Retira la etiqueta. 

- Corta la parte de abajo de la botella y luego introduce en el cuerpo de la misma de forma invertida. 

- Realiza dos marcas en los laterales de la botella, a la altura de la parte cortada que has introducido. Para que quede bien, debes abrirlos a la misma altura. 

- Has 10 agujeros en la parte inferior de la botella. 

- Realiza un agujero en el filtro de café y pasa el tallo de tu planta de tomate pequeña a través de él. 

- Teniendo mucho cuidado, pasa la planta de tomate a través del cuello de la botella. 

- Luego, coloca la botella boca abajo, de manera que la planta quede colgando, y rellena con tierra. Después, coloca de nuevo el dispensador de agua, que es la parte inferior con los agujeros que abriste anteriormente. 

- Pasa el palillo de madera por los agujeros de los laterales, y amarra una cuerda para poder colgar la planta. 

- Echa agua en el dispensador y cubre la botella con cinta adhesiva, pues las raíces no pueden recibir luz. ¡Ya está lista tu planta! 

Si no entendiste algún paso, te dejamos un video donde lo explican muy bien:


Fuente: Saludable.guru