¡Aprende a hacer un pan de pueblo casero en un par de minutos!

Es probable que el pan sea uno de los alimentos más consumidos alrededor del mundo. Si disfrutas el que has comprado en la panadería, ¿cómo será si lo preparas   mismo?

Ingerir alimentos cosechados o preparados en casa puede proporcionar un sentimiento de orgullo a quien lo ha hecho, ya que supone un resultado satisfactorio producto del propio esfuerzo.

Es por eso que a continuación queremos enseñarte a cocinar tu propio pan en casa. Necesitas muy pocos ingredientes y en unos cuantos minutos estará listo. ¡Sigue leyendo!

Preparar pan casero


El pan es ingrediente en las mesas de todos los hogares, así  que te gustará a aprender a prepararlo. Esta receta también puedes enseñársela a los niños.

Necesitas:
  • 310 gramos de harina.
  • 175 mililitros de agua.
  • 20 mililitros de aceite de oliva extra virgen.
  • 15 gramos de levadura.
  • Una cucharadita de sal.

Preparar el pan es muy fácil:

Coloca la harina en un envase grande y deshace la levadura. 

Luego agrega poco a poco el agua y el aceite de oliva extra virgen. Remueve todo muy bien.

Después, debes añadir la sal y seguir amasando durante aproximadamente diez minutos. Quedará una masa homogénea y suave.

Los movimientos de amasado deben ser firmes, y de tu trabajo debe resultar una bola de masa.

Cuando la masa esté lista, debes colocarla en un envase que sea apto para cocinar en el horno. 

Este envase debe tener tapa, para que el pan pueda elevarse sola. Deja reposar la masa en el envase durante media hora o una hora completa, para que crezca.

Cuando esto haya ocurrido, realiza unos cuantos cortes en la masa y rocía con un poco de aceite y harina.

Ya está listo para ir al horno. Debes dejarlo ahí durante media hora, a una temperatura de 220 grados centígrados.
A la media hora, podrás disfrutar de tu delicioso pan. Como puedes ver, es muy fácil y rápido de preparar. 

A los niños les encantará ayudarte a preparar esta sencilla receta.

El sabor del pan será mucho más delicioso que cualquier que hayas comprado, ¡de ahora en adelante, solo querrás comer pan casero!

Fuente: CasasIncreibles.com