Deja de comprar ajo. ¡Te enseñaremos a plantarlo en tu propia casa!

El ajo es un ingrediente que no puede faltar en tu cocina, pues el sabor que le da a las comidas es inigualable, ya que logra hacer más intenso el de los otros ingredientes.

Además, las propiedades que el ajo tiene para la salud son infinitas, por lo que es recomendado como tratamiento de algunas enfermedades e incluso en rutinas de belleza e higiene personal.

Es por eso que hoy queremos enseñarte cómo plantar tu propia mata de ajo en casa. No necesitas tener grandes conocimientos sobre cultivo, solo sigue los pasos y muy pronto podrás disfrutar de unos deliciosos ajos caseros. ¡Sigue leyendo!

Cómo plantar ajo en casa


Tal vez te preguntarás por qué te interesaría plantar una mata de ajo en casa, si puedes conseguir unos cuantos dientes en el supermercado más cercano.

Debes tener en cuenta que las verduras y alimentos que compramos han sido cultivas para que crezcan más rápido de lo normal, por lo que están llenos de fertilizantes y químicos que, al final, todavía están presentes cuando preparas tus comidas.

¿Quieres todo esto en tu cuerpo? ¡Claro que no!

Además, el ajo te aporta muchos beneficios, como lo son:
  • Vitaminas, como la C y la B6.
  • Contiene selenio, manganeso y calcio.
  • Ayuda a combatir resfriados.
  • Disminuye hasta un 63% el riesgo de contraer enfermedades.
  • Reduce la presión arterial.
  • Disminuye el colesterol malo.
  • Previene enfermedades cardiovasculares.
Por todas estas razones, ¡lo mejor es tener tu propia planta en casa!

Solo necesitarás una maceta, tierra fertilizada, agua y un ajo.

Coloca tierra en la maceta y desgaja el diente de ajo. Introduce uno a cinco centímetro de profundidad, con el lado puntiagudo del diente hacia arriba.

Agrega agua y ve regando regularmente. Ten cuidado en no excederte con el agua, pues secarás la planta. 

Cuando vayan saliendo los brotes verdes, comienza a regar solo cuando la tierra se sienta seca.

A medida que aparezcan las flores, recuerda podarlas. 

En cuando veas que a la planta le han salido unas cinco hojas, el ajo está listo para ser cosechado. 

Como ves, es muy fácil. ¡Ahora, disfruta de su sabor!

Fuente: CasasIncreibles.com