¡Mira por qué debes mojar los frutos secos y las almendras en agua antes de comerlos!

Las nueces, la avellanas, las almendras y los frutos secos en general son realmente deliciosos, ya sea que los consumas por puñados o los agregues a la preparación de tus recetas.

Además, es bien sabido que la cantidad de nutrientes y grasas saludables que los frutos secos aportan son muchas, por lo que su consumo moderado siempre es recomendable. A pesar de esto, no se puede abusar de ellos.

¿Has notado que algunas personas remojan este tipo de frutos en agua antes de consumirlos? Si es así, seguramente te habrás preguntado por qué. Aquí te revelamos el secreto de remojar estos alimentos antes de comerlos.

¿Por qué debo mojar los frutos secos?


Como te hemos venido diciendo, todos estos frutos son sumamente saludables, pero un consumo indiscriminado puede traerte problemas de salud.

Es por eso que se recomienda mojarlos, para contrarrestar los efectos negativos que pudieran traerte, lo cual da a esta práctica el nombre de hackeo.

Con el hackeo evitarás los problemas de salud que puede traerte un consumo excesivo de avellanas, almendras y cualquier otro fruto seco que más te guste.

Puedes realizar el hackeo de dos formas diferentes:

La primera, mojando los frutos secos, cosa que seguramente habrás visto hacer a algunas personas. 

Solo debes colocar los frutos que vayas a comer en un envase con agua y sal. Deja que reposen un día completo y luego retira, sécalos y ponlos sobre un papel adecuado para el horno.

Coloca el papel sobre una bandeja y mete al horno a fuego bajo. Cuando notes que se han puesto más crujientes, están listos para ser consumidos.

La segunda forma es sacar un brote del fruto que quieras. El primer paso es igual que el del método anterior, remojando los frutos en agua con sal.

Cuando haya pasado un día, prepara los frutos para el horno pero dejándolos dentro de un envase con agua. Por supuesto, debe ser un envase que pueda ir al horno.

Tapa con papel absorbente y rocía un poco más de agua por encima. Deja el plato húmedo durante cuatro días, y verás cómo aparecen los brotes. Llegado a este punto, estarán listos para comer.

Fuente: SaludFacil.com