Nunca más vuelvas a tirar las semillas de lechosa (papaya), puedes usarlas contra estas peligrosas enfermedades!

La lechosa o papaya es una frita tropical consumida en grandes cantidades en casi todo el mundo. Puede comerse cruda, cocida, en jugo o batidos y en todas conserva su excelente sabor. Es una fuente de vitaminas, minerales y propiedades que ayudan a mantener la salud en perfecto estado.

Específicamente es una fuente de vitaminas B1, B2, B3, además de eso se encarga de regular el sistema nervioso y el aparato digestivo haciendo que funcionen perfectamente y previniendo problemas en estas áreas del cuerpo.

La lechosa es una fruta anaranjada que posee una gran cantidad de pulpa y de semillas. Generalmente es la pula lo que se consume y las semillas se desechan, pero debes dejar de hacer eso porque estas semillas son excelentes para curar parásitos, problemas intestinales y la fiebre del dengue.

¿Cómo consumir las semillas de lechosa para que mejoren la salud?


Estas semillas son efectivas para combatir la cirrosis hepáticas que es una de las enfermedades más severas que atacan el hígado. 

Puedes consumirlas para mejorar las fallas renales y proteger tus riñones de posibles infecciones. Estas semillas se caracterizan por sus propiedades anti-inflamatorias de gran alcance que pueden aliviar la artritis, enrojecimiento, dolor en las articulaciones y otras patologías que ocasionen inflamación. 

Para preparar un sencillo remedio casero con estas semillas solo necesitarás lo siguiente: 
  • 5 o 6 semillas de lechosa
  • 1 mortero
Modo de preparación: 

Tritura las semillas durante unos segundos hasta convertirlas en polvo. 

Modo de consumo:

Agrega este polvo a tu jugos o alimentos y tómalas 2 veces al día. 

Una de las principales ventajas de esto es que ayuda a reducir el riesgo de cáncer. Ya que las semillas contienen isotiocianato, el cual es un compuesto que puede ayudarte a eliminar patologías neoplásicas como la leucemia, cáncer de colon, cáncer de mama, próstata y cáncer de pulmón.