¡Corrige tu postura y endereza la espalda con estos ejercicios y estiramientos!

Tener una mala postura contribuye a que se produzcan problemas de espalda, desde dolor hasta deformaciones y dolencias relacionadas con este mal hábito.

La postura es sumamente importante, pues implica una manera correcta de caminar y de sentarnos, relacionada con los músculos y con la manera como coordinamos todo nuestro cuerpo. Una pala postura trae problemas de salud y nos da una mala imagen, pues otros notan que estamos encorvados. 

Por eso te enseñaremos varios ejercicios para que aprendas a enderezar tu postura. Este es un proceso lento, no verás resultados de un día para otro, pero con dedicación lograrás mejorar la forma como caminas y te sientas. ¡Sigue leyendo!
Mejora tu postura con estos ejercicios


La postura se ve afectada no solo por sentarse mal o caminar encorvado, sino que también la mala alimentación, la falta de ejercicio y el sobrepeso influyen negativamente en ella.

No cambiarás tu postura corporal en un solo día, pero con estos ejercicios lograrás una considerable transformación poco a poco:

Masaje visceral con pelota. Relaja el diafragma y te permite respirar con fluidez. Necesitas una pelota pequeña y firme. Échate boca abajo y coloca la pelota donde está la boca del estómago. Respira durante 3 minutos en esta posición. 

La idea es aflorar el vientre con la respiración. Repite en el ombligo y pubis, 3 minutos en cada zona. 

Cifosis dorsal baja. Sobre una mesa, recuéstate de espaldas, apoyando el cuerpo en la boca del estómago, justo en el borde la mesa. Levanta los brazos y deja que la pelvis caiga, estirando la espalda. Sostén durante 2 minutos.

Isquiotibiales con apoyo en la zona lumbar. Coloca una almohada cilíndrica sobre la zona lumbar de la espalda, donde más sobresale la columna. Recuéstate hacia atrás y levanta las piernas en posición recta, apoyándolas de la pared.

Coloca una cuerda en las puntas de los pies y estira con los brazos.

Músculo pectoral mayor y menor. Masajea el músculo pectoral junto a la axila durante unos minutos, y luego desde el hombro y arrastrando el músculo hacia la clavícula. Por último, desde la clavícula hasta los pulmones. Repite durante algunos minutos.