Pierde la grasa de esta zona de la cara con estos super trucos fáciles!

Nuestro rostro es la carta de presentación que tenemos frente a los demás. Por eso es necesario mantenerla siempre cuidad y en perfecto estado. Los agentes externos son un problema porque afectan incansablemente la salud de la piel del rostro, sin embargo hay algunos factores internos que son igual de preocupantes.

La obesidad y el sobrepeso se caracterizan por la acumulación de grasa en algunas áreas del cuerpo. La cara no es la excepción, muchas veces, este exceso de grasa se acumula en la zona facial y esto hace que nuestro rostro se vea más grande de lo que realmente es. Generalmente se acumula en los pómulos y se producen los tan temidos "cachetotes".

Ahora bien, aunque el sobrepeso y la obesidad son factores importantes para que esto ocurra, no son los únicos. Otros factores de riesgo son: la deshidratación, mala alimentación, consumo de alcohol, abuso del cigarrillo, enfermedades crónicas y envejecimiento. Muchas personas intentan eliminar esta grasa con métodos clínicos sin saber que hay formas fáciles y naturales con excelentes resultados.
Dile adiós a la grasa facial con esto


A continuación, te mostraremos algunos sencillos consejos que puedes poner en práctica para evitar la acumulación de grasa en tu cara. Una vez que los hagas notarás grandes cambios. Toma nota:

  1. Consume 2 litros de agua diarios.
  2. Lleva una dieta saludable.
  3. Reduce la sal. La sal hace que tu cuerpo retenga líquidos que a su vez da lugar a la hinchazón, una de las principales causas de la grasa facial, así como la grasa en otros lugares de tu cuerpo.
  4. Aumenta el consumo de alimentos con calcio.  Consume alimentos ricos en calcio. Estos ayudan a reducir la retención de agua. Los alimentos como las espinacas y otras verduras de hoja verde, brócoli, pescados como el salmón y las sardinas silvestres, y las semillas de sésamo son una gran fuente de calcio.
  5. Evita el consumo de alcohol, café, té y gaseosas.
  6. Reduce los carbohidratos y azucares.
Una muy buena opción es realizar un drenaje linfático, esto solucionará la hinchazón en caso de que el problema sea por retención de líquido. 

Ahora bien, también existen algunos ejercicios muy fáciles de hacer y que dan excelentes resultados. Puedes hacerlos en casa y no requieren grandes esfuerzos ni mucho tiempo. Con solo 30 minutos diarios será suficiente. Y, lo mejor de todo es que puedes hacerlos mientras realizas tus actividades diarias. 

Ejercicio # 1: Labios de pescado

Succiona tus mejillas y haz la típica cara de pescado y con esta postura trata de sonreír por 10 segundos, relájate y repite 5 veces.

Ejercicio # 2: Mandíbulas

Abre la boca colocando el labio inferior hacia fuera y deja esa posición por unos segundos, repite unas 8 o 10 veces.

Ejercicio # 3: Sonríe

Con los labios unidos, sonríe tan ampliamente como puedas, deja esta posición por unos segundos y luego relájate, repite de 8 a 10 veces.

Ejercicio # 4: La “o”: 

Di X y O varias veces seguidas. Estas dos letras harán que la boca y las mejillas se contraigan haciendo que los músculos se muevan mucho. Repítelo las veces que quieras durante el día.

Ejercicio # 5: Soplar 

Con los labios formando una pequeña “O” sopla hasta que botes todo el aire que tienes en tus pulmones y repite por 5 veces.