Cría hijos sin límites y te "sacarán los ojos". La gran importancia de aprender a decirles NO a tiempo!

Sin duda, educar a un hijo no es nada sencillo, por lo que en ocasiones puede llegar a ser muy agotador, sobretodo si se trabaja o se estudia al mismo tiempo.

Es por eso, que debemos imponer límites a nuestros hijos para evitar o mejorar problemas de comportamiento que terminarán por estresarnos bastante.

A continuación, en este artículo te mostraremos 7 asombrosas formas de poner límites a tus hijos, las cuales te ayudarán a que se comporten correctamente y a mejorar la relación con los pequeños.

Lo que necesitas hacer para que tus hijos sean bien portados


1.- Ser objetivo. 
Debes imponer normas de forma correcta y explicarle qué es lo que quieres que haga con frases cortas y ordenes que sean precisas.

2.- Siempre sugiere opciones. 
Debes darle la libertad de cómo obedecer tus ordenes para que el niño sienta que tiene el control pero sin dejar de hacer lo que queremos.

3.- Se firme. 
Esto significa que las reglas importantes no deben estar en discusión, por lo que no debes gritarle cuando no te obedece, así que lo mejor es hablarle con voz firme y con seriedad.

4.- Acentúa lo positivo. 
Recuerda que decirle que no haga algo al niño sólo provocará que se confunda, ya que no entiende por qué se lo dices y al final terminará haciendo lo que quiere.

5.- Explica el por qué. 
Si el niño comprende las razones de seguir una orden se sentirá más seguro y será más fácil que obedezca. Algo importante es que siempre debes darle explicaciones cortas y sencillas para que entienda sin problemas.

6.- Desaprueba la conducta, pero nunca a tu hijo. 
No se trata de rechazarlo, por lo que no debes decirle que es malo, sino explicarlo lo que hace mal.

7.- Controla tus emociones. 
Lamentablemente cunado nos enojamos somos propensos a agredir física y verbalmente al niño, por lo que lo mejor es contar hasta diez y calmarse para enfrentar la situación. 

¡No olvides compartir y dejar tus comentarios!