¿Cómo ayudar a una persona que no quiere ser ayudada?

Hoy en día existen personas que pasan por muchos problemas y rechazan continuamente la idea de que alguien los ayude, guardándose para sí mismos sentimientos de molestia o tristeza y con esto sólo consiguen hacerse daño. En ocasiones, estos piensan que pueden ser una molestia para los demás y por consiguiente, tienden a volverse retraídos. Por este motivo, a la hora de hablarles deberás ser paciente y cauteloso, así ellos no se sentirán presionados.

No expresar lo que sientes puede hacer que pierdas el control sobre tu vida, debido a que todo tiene su límite. Por esta razón, la mejor forma de obtener un libramiento sensitivo es manifestando en voz alta la situación que estás atravesando. Asimismo, puedes compartir con tus amigos lo que te está ocurriendo, así podrás conseguir posibles soluciones.

Tú decides qué camino tomar



Cuando estás pasando por una mala circunstancia depende de ti la manera de sobrellevar las cosas, por consiguiente, expresar lo que piensas o sientes, no te hace menos humano ni te convierte en una persona más fuerte, sino lo contrario. Es por eso que es necesario que pienses qué camino tomar durante esta etapa: Ya sea aquél dónde permites que te abriguen con el amor y el apoyo de aquellos que te rodean o tomando una actitud renuente. 

Acciones con las que podrás ayudar a una persona abatida

Saber esperar: Debes respetar su ritmo, porque en ocasiones requiere de mucho tiempo que se de cuenta que realmente necesita apoyo. El espacio que le estarás otorgando lo ayudará en plena etapa de negación o reflexión, por lo que él podrá pensar mejor todo lo que le está agobiando. 

Elegir las palabras adecuadas: Unos de los errores más comunes es querer minimizar este tipo de dolor con las siguientes frases:

  • ¡No entiendo por qué te tienes que poner de esa manera!
  • ¡Eres un exagerado! Yo pasé por peores cosas.
  • Yo te lo venía diciendo desde hace tiempo pero tu no me querías hacer caso…

No importa si estas frases vienen con buena intención, cuando te sientes mal emocionalmente, oírlas no serán de mucha ayuda, pues no hay nada que motive más que saber que realmente cuentas con alguien que te escucha con detenimiento y está ahí para apoyarte sin la intención de reprocharlo.

Reconocer sus fortalezas a pesar de su situación: Debes admitir que a pesar de su dolor, esta persona también tiene sus logros y destrezas. Por esta razón, es muy gratificante verlo tal y como es sin juzgarlo. Es importante que lo ayudes a recobrar su confianza y que lo motives a mantener la esperanza de que pronto todo estará bien.

En efecto, es inevitable recordar a todos los que han estado contigo en tus momentos de felicidad, pero de ningún modo, deberás menospreciar el tiempo y la disposición de aquél que te acompañó en las peores circunstancias y te impulsó a cambiar tu perspectiva en los momentos más difíciles

Si esta información te ha parecido de gran utilidad, compártela en tus redes sociales.