Cómo desinflamar y calmar el dolor de la rodilla naturalmente

Actualmente es bastante común padecer de dolores musculares, sobre todo en el área de las rodillas. El motivo principal es la falta de ejercicios que puedan fortalecer las rodillas y los músculos de todo el cuerpo, sin embargo, las lesiones e inflamaciones también aparecen por hacer demasiados esfuerzos en una o ambas rodillas. Si quieres combatir esta situación naturalmente, puedes emplear algunos métodos prácticos. 

Aunque la mayoría de las lesiones en la rodilla se resuelven mediante intervenciones quirúrgicas, todas estas se pueden prevenir con una serie de ejercicios o tratamiento de la medicina natural, lo importante es que debes ser constante y cuidar tu estado de salud de ahora en adelante.

Realizar fricciones con limón ayuda a aliviar el dolor



El limón posee cualidad antiinflamatorias y analgésicas, por ese motivo puedes utilizarlo sin ningún problema para combatir y eliminar los dolores en las rodillas. Lo que debes hacer, es cortar un limón por la mitad y realizar fricciones suaves en la zona afectada por 15 minutos o hasta que todo el jugo del limón se adhiera a tu piel. Trata de hacer esto en horas nocturnas y lavar con abundante agua el área porque la fruta puede generar manchas claras en la dermis. 

Crema de aguacate y miel

En esta oportunidad no necesitaremos la pulpa del aguacate, sino su semilla, la cual tiene una serie de antioxidantes y minerales que mejoran muchos aspectos de nuestra salud. Obtén una semilla de aguacate, la tendrás que moler hasta convertirla en polvo y luego mezclarla con miel caliente. Cuando obtengas una pasta homogénea y que esta se encuentre a temperatura ambiente, untala en las zonas afectadas, deja reposar por media hora y limpia con abundante agua.
Plasma de sábila y arcilla

Toma una penca de cristal de sábila y comienza a licuar junto con dos cucharadas de miel y dos cucharadas de arcilla roja. Mezcla muy bien y cuando notes que el líquido es demasiado espeso, agrega un poco de agua y listo. Esa pasta la vas a aplicar en tus rodillas ejerciendo masajes suaves y a los pocos minutos notarás el alivio.
Tratamiento con frío y calor

Si tienes heridas o lesiones en las rodillas o músculos, te recomendamos hacer un híbrido entre compresas frías y calientes al mismo tiempo, pues aunque parezca raro, son muy buenos para mejorar la circulación, eliminar los calambres y reducir el dolor hasta acabar con él. 

Compresas frías

Tienes dos opciones muy sencillas, utilizar compresas frías y colocarlas en las zonas inflamadas o con dolor, o simplemente tomas varios cubos de hielo y los envuelves en un paño y los friccionas en la rodilla adolorida. De cualquier manera, el dolor va a disminuir hasta desaparecer.

Compresas calientes

La hinchazón y el dolor son erradicados de manera rápida con este método. Toma una compresa caliente y ubícala en el músculo que presenta daños leves o graves, con el pasar de los minutos te olvidarás de la dolencia.

¡Difunde en tus redes sociales!