El recalentamiento de estos 7 alimentos cotidianos puede ser peligroso

La manera en cómo nos alimentamos influye muchísimo en nuestra salud, esto no solo implica disminuir la cantidad de calorías y grasas que consumimos a diario, sino también el método que empleamos para preservar nuestras comidas. En la actualidad, podemos refrigerar los alimentos y recalentarlos en cualquier oportunidad y, aunque esto sea un punto perfecto para que estos no se dañen, pueden perjudicar nuestro organismo, sobre todo cuando se trata de comestibles específicos que NO deberían recalentarse en reiteradas ocasiones debido al peligro que suponen para nuestra salud. 

El principal motivo por el cual no podemos recalentar algunos alimentos es porque su nivel vitamínico o nutricional disminuye al punto de ralentizar el proceso digestivo, metabólico y debilitar al sistema inmunológico, eso además de ser susceptibles a absorber bacterias y microorganismos dañinos para la salud.

Las espinacas, remolachas y apios no deben recalentarse



Estos vegetales tienen un contenido de nitrato que tienden convertirse en nitritos si no se almacenan correctamente. Muchas personas prefieren guardarlos en sus refrigeradores, tomar solo la cantidad que van a cocinar y guardar el resto, ignorando el hecho de que pueden oxidarse y dañarse en pocos lapsos de tiempo. 

Champiñones

Quizás algunos no sepan que las vitaminas y nutrientes que componen a los champiñones suelen dañarse en pocos lapsos de tiempo, por eso no es para nada recomendable que se guarden o se refrigeren por más de 24 horas. Lo ideal es que una vez que se adquieran, se cocinen debidamente y se consuman antes de que los microorganismos aparezcan.

Pollo

Aunque muchos no lo crean, el pollo es uno de los alimentos que tienen altas posibilidades de que se almacenen bacterias como la Salmonella o Escherichia coli. Cuando el pollo no se cocina y se guarda de manera incorrecta, somos susceptibles a tener malestares generales hasta llegar al punto de enfermarnos gravemente. 

Arroz

Las esporas bacterianas que componen al arroz suelen ser muy resistentes al calor, en este sentido, ni siquiera cuando se cocine se reduce el riesgo de enfermedades, lo peor es que si se mantiene a temperatura ambiente, estas esporas se triplican, por eso notamos que luego de unas cuantas horas de cocinarlo este se vuelve un poco duro y su color tiende a cambiar

Papas

El problema principal de estos tubérculos es que no importa si se mantienen sellados, a temperatura ambiente, refrigerados o cocidos, en cualquier momento pueden convertirse en el hogar de bacterias, así que una vez que las obtengas, cocinalos y consumelos, no los almacenes

Aceite

Reutilizar el aceite para freír puede incrementar tus niveles de colesterol, pues al momento de freír cualquier alimento con este líquido que has empleado en anteriores ocasiones, su estructura química se deteriora y ocasiona la reproducción de una toxina peligrosa para el corazón.

Huevos

Los huevos recién hechos siempre son nutritivos, sin embargo, cuando se mantienen a temperatura ambiente no solo obtienen un sabor desagradable, sino que se adaptan para que las bacterias se adhieran y proliferen. 

¡Comparte en tus redes sociales!