ORACIÓN DE SANACIÓN. CONOCE Y PRACTICA ESTA PODEROSA PLEGARIA

El poder de la oración ha sido subestimado desde hace muchísimos años, quizás se deba a que hay muchos escépticos alrededor del mundo que piensan que sin acciones no se puede lograr absolutamente nada, sin embargo, las personas de las distintas religiones han demostrado mediante su fe que la oración es milagrosa y que con devoción y convicción se pueden lograr muchas cosas. La oración de sanación, por ejemplo, es una de las más empleadas debido a que puede curar las dolencias que presente nuestro cuerpo, alma y espíritu, pues a veces el dolor no es solo físico. 

En los momentos difíciles lo que muchos buscamos es sentirnos reconfortados y sanados, en este sentido, lo mejor que podemos hacer es orar a aquella deidad que nos protege para que nos colme de bendiciones y aleje nuestros malestares. Generalmente las oraciones son realizadas para pedir la ayuda de un ser celestial y estos nos conceden nuestras plegarias a cambio de que seamos buenas personas y hoy vamos a hablarte de una poderosa oración de sanación que hará que te sientas mejor en pocos lapsos de tiempo.

Oración para sanar el cuerpo, alma y espíritu



"Señor maravilloso, Dios que todo lo puede, te agradezco por escucharme y bendecirme a toda hora y en todo momento. Hoy me arrodillo ante ti para pedirte ayuda y que puedas interceder por esta criatura de Dios fiel seguidora tuya y alejar todos los malestares que perturban mi ser. Te invoco en este día padre mío porque sólo tú podrás acabar con mis pesares y devolverme la paz y tranquilidad que necesito. 

Jesús, hijo de Dios y quien se sienta a la derecha del padre, ser de luz que ayuda a su pueblo, te pido que ilumines mi camino cuando la oscuridad lo albergue, que mejores mi ánimo cuando me encuentre decaído y que me ames y me protejas hasta mi último suspiro. Dios todopoderoso, te imploro que cuando me sienta triste, me brindes alegrías, que cuando sienta dolor me entregues tu paz, que cuando me encuentre sola, vengas a mi y me consueles con tu compañía.

Tú puedes ver mi corazón, sabes mis fortalezas y debilidades, mis virtudes e imperfecciones, sabes todo de mí, oh señor mío y necesito de tu protección hoy, mañana y siempre.  Sin ti no podría seguir adelante, no sería una buena persona, sin ti mi vida no sería nada. Eres un Dios bueno, misericordioso, bondadoso y ante todo, un buen padre, por favor, elimina de mi mente todos los pensamientos oscuros que pueda tener, aleja a las personas que pretendan hacerme daño, cura mis enfermedades con tu mano poderosa y cuida a todas las personas de mi entorno.

Confío en ti para que mis males desaparezcan y mi vida vuelva a tener sentido, Dios misericordioso, te agradezco por todas tus bendiciones, amén."

Realiza esta oración todas las noches antes de acostarte y luego de orar, reza 3 padres nuestros, 2 avemaría y un gloria. 

¡Comparte en todas tus redes sociales!